Rockwell B-1 Lancer

b-1b-y-f-15
El Rockwell B-1 Lancer es un bombardero supersónico de cuatro motores. Fue diseñado en los años 1960 como un bombardero supersónico capaz de volar a Mach 2, este fue diseñado para sustituir al B-52 Stratofortress.



La primera versión del Lancer, el B.1A, fue cancelado debido a cambios políticos en la década de los 70s, de esta versión solamente se construyeron 4 aviones, pero para la década de los 80s la fuerza aérea de nuevo buscaba un nuevo bombardero. Se tomó el diseño original del B-1A y fue modificado, pensado para misiones de penetración abaja altitud con capacidad nuclear.  

El B-1B entro en servicio en 1986 como bombardero nuclear, pero en la década de los 90s fue modificado para misiones convencionales de bombardeo para suplementar al más vulnerable B-52. Desde entonces ha estado en servicio activo con la fuerza aérea de Estados Unidos, donde se planea que permanezca pasado el 2030.



Durante la invasión a Iraq el B-1B entro en combate hasta que la mayoría de las defensas aérea iraquís habían sido destruidas, esto es algo que se criticó debido a que los B-52 si entraron en combate, aun siendo estos más vulnerables que el B-1B.

Desde 2003 siempre ha habido un B-1B volando sobre Iraq preparado para apoyar a las tropas terrestres en caso de ser necesario. Esto es algo que le ha salido muy costoso a Estados Unidos ya que por cada hora de vuelo se requieren 48 horas de mantenimiento y cada hora de vuelo tiene un costo de $65,000 dólares.

Actualmente hay alrededor de 65 B-1B, en total se construyeron 100, pero durante los años algunos fueron perdidos por accidentes y el resto, alrededor de 30, fueron almacenados para poder invertir más dinero en actualizar a los que aún están en activo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *